Bombas

Una bomba peniana es una de las pocas opciones de tratamiento para la incapacidad de lograr o mantener una erección que sea suficiente para que un hombre tenga una relación sexual (disfunción eréctil). La bomba peniana consiste en un tubo plástico que se coloca sobre el pene, una bomba manual o a batería sujeta al tubo y una banda que se coloca alrededor de la base del pene una vez que está erecto (anillo de constricción).


A menudo, la bomba peniana se denomina «bomba de vacío» o «dispositivo de erección por vacío».

Una bomba peniana puede ser una buena opción si estos tratamientos provocan efectos secundarios, no funcionan o no son seguros para ti.

Las bombas penianas pueden ser un buen tratamiento para la disfunción eréctil por diversos motivos:

  • Las bombas penianas son eficaces. Mediante la práctica y con su uso correcto, la mayoría de los hombres puede lograr una erección suficiente para el acto sexual.
  • Las bombas penianas representan un riesgo menor en comparación con los demás tratamientos. El riesgo de efectos secundarios o complicaciones es menor que el que existe con cualquier otro tratamiento para la disfunción eréctil.
  • El costo global es más bajo. Después de la compra inicial, una bomba peniana cuesta menos que cualquier otro tratamiento para la disfunción eréctil.
  • Las bombas penianas no son invasivas. No requieren una cirugía, la inserción de medicamentos a través de la punta del pene ni inyecciones penianas.
  • Las bombas penianas pueden usarse con otros tratamientos. Una bomba peniana puede utilizarse junto con medicamentos o con un implante peniano. Para algunos hombres, lo que mejor funciona es una combinación de distintos tratamientos para la disfunción eréctil.
  • El uso de una bomba peniana puede ayudarte a recuperar la función eréctil después de ciertos procedimientos. Por ejemplo, puede ayudar a restablecer tu capacidad para lograr una erección naturalmente después de una cirugía de próstata o de un tratamiento con radioterapia para el cáncer de próstata.