Bolas de Kegel

¿Qué son las bolas chinas y para qué sirven? Hay que decir que no son una herramienta para proporcionar placer, al menos, no es su principal función. Y es que la vagina carece de terminaciones nerviosas, a excepción de el primer tercio de la vagina.

Hay contraindicación en algunos casos muy específicos, recuerda que debes acudir a tu ginecólogo periódicamente, puedes siempre preguntar si están recomendadas para ti.

Las bolas chinas, bolas de geisha o Ben Wa, no tienen su origen realmente en China, sino en Japón. Son mecanismos formados normalmente por una o dos bolas unidas por un cordón, en cuyo interior se encuentra otra bolita más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene al llevarlas colocadas, al andar o al estar en movimiento.

La vibración que produce el choque de la bolita interior de la bolas chinas contra las paredes de la vagina provoca una contracción involuntaria y continua de los músculos que la rodean, aumentando la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular.

Para que el uso de bolas chinas sea efectivo es imprescindible moverse al llevarlas colocadas, para que la bolita de su interior se mueva y choque contra las paredes de la vagina provocando su contracción involuntaria.

El uso continuo de bolas de Kegel aporta beneficios a las mujeres adultas y sanas que las usan, ya que ayudan a mejorar el tono de los músculos del suelo pélvico, aumentar la irrigación sanguínea y a mejorar la lubricación natural de la vagina, lograremos una mejoría considerable en la calidad de las relaciones sexuales, como consecuencia tendremos orgasmos más largos e intensos y recuperación de la sensibilidad sexual, ayudará a evitar incontinencias urinarias y disminuir en algunos casos el riesgo de prolapso.

Si eres constante en su uso, verás sus beneficios rápidamente, se recomienda usarlas alrededor  de 10 min. diarios e ir aumentando conforme vayas sintiendo la necesidad hasta máximo 30 min diarios.