Lubricantes y cremas

El lubricante es una sustancia dirigida a suplir la humedad natural de la zona íntima. Sirve para mejorar o facilitar las relaciones sexuales pero también para otras cosas, la humedad de la zona íntima “puede verse alterada por diferentes motivos como los cambios hormonales durante el ciclo menstrual, el embarazo, el puerperio, la lactancia o la menopausia”. Pero también puede verse afectada por “el uso de determinados tratamientos o medicación” por lo que el uso de un lubricante es muy importante para mitigar la sequedad vaginal. 

Además, la Organización Mundial de la Salud considera que los lubricantes, junto con los preservativos, son productos esenciales para la prevención de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual

¿Y en el ámbito erótico? sirve para que los encuentros sexuales, tanto a solas como en compañía, sean más seguros y placenteros”. ¿Cómo? “Gracias a sus propiedades permiten mayor desliz y aseguran menos probabilidades de fricciones y heridas”. “Se asemejan a las secreciones vaginales y sirven tanto para facilitar las relaciones sexuales como para aumentar el placer durante éstas”.
Tiene multitud de usos, aunque es cierto que el más extendido, es en el “sexo vaginal, ya que ayuda a reducir las molestias provocadas por la falta de lubricación natural durante la estimulación sexual”, pero no es el único.“También son usados en el sexo anal, ya que el ano no tiene una lubricación natural como es el caso de la vagina y por tanto, podría llegar a ser doloroso”. 

 

Además, destaca, “en la práctica del sexo oral se ha incrementado su uso en los últimos años por la amplia variedad de sabores introducida por algunos fabricantes y también puede ser usado para la utilización de juguetes sexuales, así como para la masturbación y para dar masajes sensuales”. 

Necesitas más asesoría, comunícate con nosotros y te ayudamos. 


Foto por @DeonBlack