¿Que es el BDSM?

Si tienes curiosidad sobre cualquiera de estas prácticas, te recomendamos que lo hables con tu pareja de manera abierta, para que entre ambos definan que estarían dispuestos a probar, cuáles sería lo límites que no quisieran cruzar y que roles quisiera asumir cada uno; en muchos casos sugieren establecer una palabra clave que pueda ser utilizada en caso de que durante el acto sexual se cruce alguno de los límites establecidos para detener lo que se está haciendo.
 
Recuerda que lo más importante es que tus relaciones sexuales siempre cuenten con consentimiento tuyo y de tu pareja, que utilicen condón para que ambos estén protegidos de una ITS y que elijan un método anticonceptivo que se ajuste a sus necesidades para evitar un embarazo no planeado. 

El mundo de la sexualidad es muy amplio y diverso, seguramente alguna vez habrás escuchado hablar sobre las prácticas sadomasoquistas o habrás visto estas siglas BDSM, pero no conoces su significado, bueno pues a continuación haremos una pequeña introducción sobre estas prácticas sexuales.

Las siglas BDSM significan Bondage, Discipline, Sadism y Masochism, que en español se traduce como atar, disciplina, sadismo y masoquismo. Una de las características básicas está definida por la presencia principalmente de situaciones de dominación, dolor, juegos de roles, ejercer el control físico y psicológico, humillar e inmovilizar.

Existe una cultura detrás de estas siglas de la cual gran número de personas son partícipes, donde se cuentan con normas, lenguaje, valores y el sentido de pertenencia al grupo; asimismo, puede ser considerado como un juego muy serio, y como tal tiene ciertas reglas, en el momento en que no se cumplen, se deja de practicar. Al ser partícipe de las prácticas se puede hacer saber en público llevando algún elemento que te identifique como tatuaje, piercing o collares específicos de la cultura BDSM.

Por otro lado, no es estrictamente necesario utilizar látigos, cadenas, látex, cuerdas o tener un espacio exclusivo o determinado para llevarlas a cabo; hay relaciones 24/7, es decir, se toman como parte del estilo de vida, también conocidas como TPE (Potal Power Exchange), APE (Absolute Power Exchange) o TPT (Total Power Transfer), donde la persona que es dominada cede de forma consciente el control para que la persona dominante ejerza los roles a todos los aspectos de la vida cotidiana.

Todo es risa y diversión, pero debes considerar que existe una línea muy fina entre esta práctica y las relaciones de abuso o violencia, lo importante aquí es que todo debe ser acordado, consensuado, que se tenga la disposición de salir del juego o hacer una pausa en cualquier momento, por lo que suele utilizarse una palabra clave para esto, la cual es elegida y respetada por todos los involucrados. Muy dentro de todo este juego de poder existe una amplia disposición a la comunicación, generación de acuerdos, establecimiento de límites y negociación previa a comenzar el juego o, incluso, una relación 24/7.

Finalmente, debes saber que este tipo de prácticas suelen ser censuradas, mal vistas o incluso se llega a decir que está relacionada con trastornos mentales, pero realmente no tiene que ver con eso (a menos que se esté haciendo daño a alguien con dolo y sin respetar el consenso o acuerdos), lo más importante para llevar a cabo estas prácticas es que tú y tu pareja o parejas se sientan cómodas o cómodos ejerciéndolas, lleguen a distintos acuerdos y no olviden tener la palabra de seguridad en caso de que no se sientan a gusto con la práctica; es de suma importancia recordar que lo más importante es la comunicación y el respeto, ya que si no se cuenta con estos, difícilmente se podrá logar una práctica satisfactoria de BDSM.